Orhi

Esta noche, el viento ha removido todo, como si King-Kong hubiera cogido la tierra y la hubiese agitado como un sonajero. Así que salimos sin saber exactamente lo que nos vamos a encontrar.

.Nos juntamos varios papás y mamás, para aprovechar estas aparentemente inacabables condiciones invernales más que óptimas en nuestras montañas. Compaginar esta pasión con el cuidado de la prole, es otro gran desafío que puede resultar incluso apasionante.

.

Hay que aprovechar la mañana bien, como si tuviésemos unas cuantas fichas para el Casino, fichas que caducan, debemos apostarlo todo.

.

Como decía Lemmy Kilmister, “ganar algo o perder algo es lo mismo, el placer es jugar”.

.

En un momento determinado la brújula se nos estropea y ya no sabemos donde está el norte, el este o el oeste, simplemente seguimos el camino de baldosas amarillas.

.

Las vetas de oro que siempre te arrastran hasta la perdición. Piensas que todo lo que bajes lo tendrás que remontar, pero bueno, eso ya se negociará luego, mejor no pensar.

.

Encontramos unas condiciones sorprendentes. Una gran alfombra de nieve venteada muy comprimida, pero muy gentil al tacto, sin trampas. Todo buena voluntad.

.

Con un anfitrión tan acogedor en tiempos de guerra, nos dejamos llevar por el frenesí. No cogemos prisioneros. No hay piedad.

.

Hemos nacido para perder y nos gusta apostar. Pero así es como queremos vivir. No queremos vivir para siempre.

Finalmente, delimitamos el terreno conquistado con marca inborrable. Que sepan que hoy hemos estado aquí.

.

Toca remontar de nuevo. En estos casos no te lo planteas, es obligado, porque el coche y la civilización están al otro lado.

.

Esta caprichosa situación que nos ha tocado vivir, me está permitiendo esquiar con mucha gente diferente y eso es una oportunidad nueva para aprender cosas nuevas. Siempre aprendiendo.

.

Último pegue hasta el coche con unas condiciones de nieve muy buenas. Siempre regresaremos a esta montaña.

.

El Orhi. La montaña de los vientos, que sobresale de las entrañas de la selva de Irati. Ahora que estamos confinados la peregrinación a nuestros santuarios es obligada.

.

Condiciones de nieve que te permiten esquiar hasta la carretera y más allá…

.

Agur

.

Un comentario sobre “Orhi

  1. Querido papá, aita, qué bien ser tan agradecido y llevar en tu mente a tus niños, maravillosos emblemas para siempre volver a ellos transmitiendo tu alegría y vitalidad por vivir. Hay que saber disfrutar y agradecer lo que se tiene. Precioso reportaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s