Lakartxela

En verano, si estoy en la playa, suelo mirar el reloj cada poco tiempo, y mientras hacemos castillos de arena, mi mente está atrapada en las mismas disyuntivas de siempre: anchura de patín? forma de la espátula? la línea de cotas entre espátula y patín? núcleo de arce o de pawlonia? más madera o más carbono? placa de titanal sí o no?…

En realidad es fácil de entenderlo si lo comparas con una fiebre o incluso con una posesión infernal.

Es una fuerza que somete tu voluntad irremediablemente, a partir de ahí la razón no sirve, sólo las emociones y el instinto.

Es igual que cuando sacas a un perro de la ciudad y lo introduces en un bosque, su olfato pasa a gobernar sus impulsos y simplemente intenta asimilar lo que le rodea, abstraído de todo lo demás.

Así me siento yo, 24hs al día, 7 días a la semana, todos los meses del año. Atrapado en ese estado catatónico.

Sin embargo, hay días en los que la sensación de que el tiempo se detiene está muy presente. Son días en los que ni siquiera miras el reloj. Todo lo que te rodea te deja ensimismado y simplemente enfocas todos tus sentidos hacia una relajación absoluta.

Hoy es el típico día, que hagas lo que hagas lo recordarás y nosotros aprovechamos para tachar una de las actividades más bonitas que ofrece el Valle de Belagua.

Desde Juan Pito, ascendemos al pico de Lakartxela por el barranco de Arrakogoiti, para después desde la cima, lanzarnos a las laderas SO hacía el circo de Mintxate, un lugar bastante aislado y poco visitado.

Finalmente siguiendo las huellas de los sarrios, remontamos para regresar a Juan Pito por el tubo del Gendarme.

No creo que nos merezca repetir esta actividad en lo que nos queda de vida. 

El recuerdo del día de hoy será inborrable e inmejorable.

Hoy teniamos colocada la Alfombra de pétalos más grande que jamás he visto en el Pirineo. Una vez en ella, la sensación mágica de esdtar viviendo y escribiendo una historia irrepetible es patente.

Pero esta fiebre que padecemos, nos empuja a una frenética vida donde apenas tenemos tiempo para asimilar lo que ocurre y es nuestro deber encarar y afrontar los nuevos proyectos sin casi tiempo para despedirnos de lo vivido. Porque ya es pasado.

Pero tengo la certeza de que lo vivido, aún siendo pasado, deja un poso resiliente a partir del cuál nos elevamos a nuevas alturas.

Cada sentimiento de satisfacción, felicidad, regocijo, ilusión y plenitud aún siendo pasajero, crea corteza y moldea nuestra esencia.

.

Agur

.

2 comentarios sobre “Lakartxela

  1. Me parto con lo de los pensamientos en la playa, veo que no soy el único enfermo!😂 preciosa salida, qué envidia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s